martes, 1 de marzo de 2011

Brañosera, la semilla de la reconquista. El fuero como testimonio del linaje de Fernán González.

En los primeros años de la reconquista, el reino de Asturias, compuesto por astures y cántabros, comenzaba a ganar territorios al sur de la cordillera cantábrica y necesitaba que en ellos se asentara una población que no lo tenía fácil. A lo inhóspito del lugar, el frío, el hambre y la casi inexistencia de asentamientos, había que sumar la amenaza del moro. Por todo ello, se hacía necesario incentivar a los habitantes con una serie de privilegios que por primera vez se recogen en el Fuero de Brañosera, la carta poblacional más antigua que se conserva en España.

Por esta razón, el municipio palentino recogerá, junto a la Federación Regional de Municipios y Provincias, la Medalla de Oro de las Cortes de Castilla y León en nombre de todos los municipios de la Comunidad, en un acto que se celebrará el día 25, con motivo del XXVIII aniversario del Estatuto de Autonomía.

Para la profesora titular de Historia Medieval de la Universidad de León y cronista oficial de la ciudad, Margarita Torres, lo más «importante y singular» del Fuero de Brañosera radica en que «es el primero de la historia de España, la primera ordenación legal medieval», que «después va a ser la norma en todo el Derecho medieval».

La carta, fechada el 13 de octubre del año 824 y otorgada por el conde Munio Núñez, describe «por vez primera», en palabras de la tres veces académica, «cómo se articula la vida en una comarca, en un valle, Brañosera y su entorno». «Es fundamental», añade, «porque da idea de que no son comunidades que funcionan de manera inconexa sino que están bien articuladas, donde se regula la vida jurídicamente del siglo IX en todos los aspectos».

Tal y como señala el historiador, especializado en arqueología e historia medieval, y director del Centro de Estudios del Románico de la Fundación Santa María la Real de Aguilar de Campoo (Palencia), Jaime Núñez González, el gran valor del documento radica en que «registra todo ese proceso» y «pone por escrito la fórmula que se utilizaba para fundar una población en momentos bastante complicados».

El fuero constituye el «único testimonio verídico del linaje de los condes de Castilla», desde el citado Munio Núñez hasta Sancho García, nieto de Fernán González y el último que confirma la carta en el año 998, tal y como constata el profesor titular de Historia del Derecho y de las Instituciones de la Universidad de Valladolid, Félix Javier Martínez Llorente. «Si no fuera por él, no sabríamos cuáles eran los ascendientes de Fernán González», recalca.

Gente libre. Tanto Torres como Martínez Llorente confirmaron que en ningún caso se puede hablar de «germen» de la democracia actual ya que, según el segundo, «no es un concepto propio de la Edad Media». «Lo que sí manifiesta la carta», a su juicio, es que «esta tierra constituye un tipo de gente libre, la más libre del Occidente europeo, sin ninguna duda».

Quienes quieren ver en la carta puebla de Brañosera el origen de los municipios también se equivocan, según concuerdan los tres especialistas. «Los municipios son de origen romano y ésta es una forma de organizar la vida de una comunidad de un valle. Son dos cosas distintas. No es una municipalidad, pero sí es una forma de organización territorial”, aclara Torres. Para el profesor de Historia del Derecho, el fuero «no se debe concebir como un nacimiento del municipio sino ciertamente como el origen de la expansión del reino, de su formación». En los mismos términos se expresa Núñez González cuando sostiene que «considerar que es el primer municipio es una circunstancia complicada», porque sus pobladores «venían de otro sitio y, por ejemplo, Córdoba era ya un municipio romano».

Lo que si destaca el medievalista y arqueólogo es que el fuero y el descubrimiento de la tumba de Santiago de Compostela, cerca de Iria Flavia, coinciden en el tiempo, y no por puro azar, sino por «unas circunstancias sociales y políticas bastante claras». «La asturiana se está conformado en ese momento como la verdadera monarquía, como corte, y necesita unos procesos como el documento de Brañosera, y unas fórmulas devocionales, unos iconos, y ahí está Santiago», explica.

Referencia: http://www.diariopalentino.es/noticia.cfm/Provincia/20110224/bra%C3%B1osera/semilla/reconquista/4A0D1FE0-D397-02E0-3D388F96A5C55A7A
Autor: d.g.r. (ical)