domingo, 26 de agosto de 2007

Leyenda sobre la independencia de Castilla

Un día de caza, Fernán González se presento ante el rey de León montando un caballo de gran belleza llevando un azor igualmente bello para practicar la cetrería. El rey quedó prendado de ambos animales e insistió en comprárselos a Fernán González. Tras el acuerdo, como el rey no llevara el dinero encima, le prometió al castellano que, por cada día que pasara, el rey doblaría el precio acordado. Pasado un tiempo, Fernán González le recordó al rey su deuda. Este hizo cuentas y se dio cuenta que la cantidad que adeudaba al conde era tan astronómica que no podía pagarla. "¿Qué puedo ofrecerte a cambio?", preguntó el rey. "La independencia de Castilla", respondió Fernán González. "