viernes, 15 de abril de 2011

Los fastos del Milenario

1943. Los diez siglos de Castilla se celebraron en Burgos por todo lo alto. Fue una exaltación patriótica que el franquismo supo utilizar para darse lustre.

Castilla cumplía 1.000 años y el franquismo aprovechó la ocasión para hacer exaltación patriótica con puesta en escena medieval. Como otras dictaduras, ésta también buscó en los mitos del pasado justificación sobre la que sostener sus delirios de poder. Entre el 5 y el 12 de septiembre Burgos acogió los fastos del Milenario, pródigos en homenajes, misas y teatralizaciones históricas. El guión no dejaba lugar a la duda. «Los lugares que en su seno atesoran las reliquias preciadas de los adalides de nuestras gestas, al cabo de mil años, se presentan con sus habitantes de hoy, portando en el alma la integridad moral de una fe inextinguible y en el corazón la fibra emotiva y viril que les conduce a rumbos aplazados con la épica leyenda y el romance secular».
Estampa de soldados medievales en el campo de Laserna. (Foto:Fede)

El primer acto se celebró en Covarrubias, adonde se desplazaron los integrantes de la comisión organizadora para firmar sobre el sepulcro de Fernán González el programa de fiestas, ahí es nada. Después pasaron por las ruinas del monasterio de San Pedro de Arlanza, asistieron a una misa mozárabe en la Colegiata rachela y de regreso a Burgos, tras una solemne recepción, se leyó desde el balcón del Ayuntamiento el programa de marras. «Covarrubias, Arlanza, Silos, Burgos. Cuatro nombres gloriosos, testigos de cómo Castilla, tras diez siglos de existencia ubérrima, mantiene en toda su integridad la idea viva de un ideal inmarcesible, que conjuga en su servicio el sentido eterno de la catolicidad con la fecundidad que dan el castrense galopar de sus caballeros y el incesante laborar de los hombres de la gleba. (...) Castilla, faro y guía de España, está en pie, servidora de una Fe eterna y de un destino universal».

Naturalmente, los actos centrales del Milenario se celebraron con la presencia de Francisco Franco, que llegó en la tarde del 4 de septiembre a una ciudad engalanada. El gobernador civil se preocupó de que el recibimiento fuera multitudinario con un bando que decía, entre otras cosas, lo siguiente: «Burgos, que vibró de independencia, hace mil años, a la voz del Caudillo de Castilla, el conde Fernán González, no puede menos que mostrarse acogedora, agradecida y entusiasta cuando esta tarde llegue y pase por la capital hacia su residencia el Caudillo de España. Es la vuelta del luchador victorioso al histórico cuartel de sus leales, la visita del héroe legendario a la Capital de la Cruzada. Todo burgalés ha de recordar que así como Fernán González dirigió desde Burgos la independencia de Castilla, también desde Burgos dirigió y llevó a Cabo el Caudillo la reconquista y total liberación de España».

Ministros y jerarcas eclesiásticos también acudieron a arropar al Caudillo. Al día siguiente, la ciudad regresó al Medievo. Tras una solemne misa en la Catedral se desarrolló una procesión cívico-religiosa-militar. Ya por la tarde, el campo de Laserna acogió un espectáculo medieval en el que participaron más de 200 personas rigurosamente ataviados con ropas medievales. Hubo justas y todo tipo de espectáculos. El Teatro Principal acogió por la noche un concierto de gala a cargo de la orquesta municipal de Bilbao. Aquellos días hubo música, teatro, espectáculos variados e incluso toros. Nadie hubiese dicho, a tenor del boato de la celebración, que Burgos estaba padeciendo, como el resto del país, una posguerra dura, hambrienta, calamitosa.

Diario de Burgos publicó una edición especial el martes 7 de septiembre en el que se recogían artículos de toda índole firmados por historiadores, escritores, políticos y religiosos como Menéndez Pidal, Rodríguez de Valcárcel, Manuel Machado, Bonifacio Zamora o José María Codón, entre otros. 
                                                                                                                        
Referencia: Rodrigo Pérez Barredo
http://www.diariodeburgos.es/noticia.cfm/Vivir/20110415/fastos/milenario/5CEEDCCC-CD4D-0661-4D66F9B961C9263D