domingo, 5 de diciembre de 2004

Fernán González "el Buen Conde" (Parte 1)

En el nombre del Padre que fizo toda cosa,
Del que quiso nascer de la Virgen preciosa,
Del Espíritu Santo, que igual dellos posa,
Del Conde de Castilla quiero facer una prosa.
(primera estrofa del Preludio del Poema de Fernán González)

La figura del Primer Conde Soberano e Independiente de Castilla aparece envuelta entre el mito, la leyenda y la realidad histórica ya que pocos personajes de su época fueron tan narrados en la tradición popular, tan cantados en poemas, leyendas y profecías y a la vez están tan presentes en fondos documentales. Vamos a esbozar aquí una aproximación a su figura histórica intercalando alguna estrofa de su Poema que aluden a estos hechos históricamente comprobados.

Muchas coítas pasaron nuestros antecesores,
Muchos malos espantos e muchos malos sabores;
Sofrieron frío e fambre, heladas e ardores;
Estos vicios de agora estonce eran dolores.
(estrofa 4, Cap I / Preludio)

En aquellos tiempos, el Condado de Castilla, mantenía cierta autonomía en lo que atañía a su gobierno, elegía a sus condes sin que interviniese ninguna imposición del rey y declaraba la guerra a los moros por su sola decisión. De esta forma, Castilla deposita en Fernán González la antigua herencia y soberanía de los godos.

Pero de toda España, Castilla es lo mejor,
Porque fué de los otros el comienzo mayor;
Guardando e teniendo siempre a su señor
Quiso acrecentarla ansi el nuestro Criador.
(estrofa 158, Cap IX / Canto a España y Castilla)

Así aguisó la cosa el mortal enemigo
Cuando perdió la tierra el buen rey don Rodrigo;
Non quedó en España quien valiese un figo
Sinon Castilla Vieja, un lugar muy antigo.
(estrofa 218, Cap XI / Fernán González)

Fernán González era un Lara, de los de aquella poderosa familia con antecedentes godos que tuvo que trasladarse a las montañas cantábricas, - no todos- , junto al campesinado de sus tierras, para buscar defensa de las arrantcadas moras, que en veloces golpes de mano, sin dar batalla, estaban arrasando sus contornos, aunque bueno es reconocer que nunca la Bardulia fue ocupada por la invasión agarena, mas bien, junto con las Asturias de Oviedo son los dos grandes bastiones en los que se basó la reconquista.

Vesquían los labradores todos de sus faceres;
Las grandes potestades non eran robadores,
Guardaban bien sus pueblos, como leales señores;
Vesquían de sus derechos, los grandes e los menores.
(estrofa 40, Cap IV, / De los Godos)

Visquieron castellanos gran tiempo mala vida
En tierra muy angosta, de viandas muy fallida;
Lacerados muy gran tiempo a la mayor medida,
Veíanse en muy gran miedo con la gente descreida.
(estrofa 103, Cap V / Reconquista)

La data de su nacimiento está alrededor del 905 aunque no se conoce con exactitud. Nació Fernán González, casi con toda seguridad, en el castillo del Picón de Lara situado en el alfoz burgalés del mismo nombre, que fue una altiva fortaleza construida por su padre y su tío Federico, todavía se conserva una lapida en la iglesia de Lara de los Infantes que dice: "En nombre del Señor, Gonzalo y Finderico hicieron esta ciudad siendo príncipe Alfonso. Era DCCCC... Olim Auxima, nunc Lara", así pues construyeron su castillo sobre la anterior fortificación del Castro de Peñalara, habitado desde tiempos prehistóricos por los turmogos y de la que hoy quedan, tan solo, unas maltrechas ruinas.

Era nieto de Nuño Rasura, el mítico Juez de Castilla, e hijo de Gonzalo Fernández, conde de Burgos y de Lara quien junto a sus parientes, los otros dos condes legendarios: Nuño Nuñez y Gonzalo Tellez, iniciaron la reconquista y repoblación de Castilla desde sus refugios foramontanos.

Fijo de Nuño Rasura, home bien entendido,
Gonzalo hobo por nombre, home muy atrevido;
Amparó bien la tierra, fizo cuanto fer pudo,
Este fué rompiendo al pueblo descreído.

Hobo Gonzalo Nuñez tres fijos varones;
Todos tres de gran guisa e de grandes corazones;
Estos partieron tierra e diéronla a infanzones;
Por donde ellos partieron ahi están los mojones.

Don Diego González, el hermano mayor,
Rodrigo el mediano, Fernando el menor;
Todos tres fueron buenos, mas Ferrando el mejor,
Ca quitó muy gran tierra al moro Almonzor.
(estrofas 167,168 y 169, Cap X / Castilla Independiente)

Su madre fue la "Comitissima" Doña Munia o Muñadona, también de orígenes visigóticos, una poderosa e influyente mujer que tuvo que regir los destinos del señorío durante las forzadas ausencias de su esposo, empeñado en llevar la reconquista de Castilla hasta los limites del Duero. Como vemos en el poema fue el tercero de sus hermanos que murieron jóvenes, uno posiblemente en batalla y el otro después de sufrir prisión, quedando Fernán de sucesor. En algunos testimonios también aparece otro hermano de nombre Ramiro y una hermana de sonoro nombre: Fronilde.

La primera aparición "publica" del joven Fernán González está unida a la leyenda histórica de la Profecía de Basquevanas donde se nos narra y canta en verso que cuando estaba persiguiendo a un jabalí por los sabinares del Arlanza, (los más extensos del mundo), se perdió, hallando refugio junto a unos santos ermitaños: Arsenio, Silvano y Pelayo, que allí habitaban una cueva, y es precisamente este S. Pelayo quien le augura al joven Conde de Lara que será el instaurador de un gran reino. En agradecimiento, el "Buen Conde" fundó, junto a aquella cueva, la ermita de S. Pelayo, que aún subsiste.

El Conde Ferrán González, cuerpo de buenas mañas,
Cabalgó en su caballo; partióse de sus compañas;
Para ir buscar al puerco metióse por las montañas,
Fallóle en un arroyo cerca de Basquebanas.
(estrofa 227, Cap XIII / Carazo)

El primer testimonio histórico es del 28 de Enero del 929, cuando firma junto a su madre el documento por el que ceden la iglesia visigótica de Sª. María de Lara a la abadesa Dª. Acisclo, para que se establezca allí con su comunidad, este documento contenido en los Cartularios del Arlanza termina diciendo: ...Fue fecha esta carta el día quinto de las calendas de febrero del año 929, siendo Fernán González conde de Lara... .
En el mismo año aparece como donante, junto a su madre, de tierras al Monasterio de S. Millán de Belbimbre y después en el documento de fundación de S. Quirce, testimonios, los dos, que ya firma como Conde de Castilla.

En el 932 es reconocido por Ramiro II como Conde de Castilla, aunque ya hemos visto que desempeñaba el cargo dos años antes, en este mismo año también es Conde de Alava, así aparece en varios documentos: ...Fernán González, conde de Castilla y de Alava..., y en algún otro es reconocido por la nobleza alavesa como "señor", lo que supone que sus territorios se extendían desde el mar Cantábrico hasta el río Duero, aglutinando bajo su mandato todos los antiguos condados castellanos: Amaya, Burgos, Lara, Cerezo, Lantarón, Alava y Asturias de Santillana

Hobo nombre Fernando el conde de primero,
Nunca fué en el mundo otro tal caballero...

Venían los castellanos a su señor veer,
Habían, chicos e grandes, todos con él placer;
Metieron el condado todo en su poder,
Non podían en el mundo mejor señor haber.
(estrofas 175 y 185, Cap XI, el Conde Fernán González)

En este mismo año de 932, casa con Dª. Sancha, hermana de los Reyes de Navarra y de León, y que era hija de Sancho I de Navarra y de su esposa Dª. Toda.

Fuéronse para Burgos cuando ir se podieron;
Luego que alli llegaron grandes bodas fecieron;
Non alongaron plazo, bendiciones prendieron;
Todos, grandes e chicos, muy gran gozo hobieron.

Alanzaban en los tablados todos caballeros;
A tablas e escaques jugan los escuderos;
De otra parte mataban los toros los monteros;
Habia ahi muchos cítulas e muchos violeros.
(estrofas 681 y 682 Cap XXVI / Boda con Dª. Sancha)

Autor: Yagüe Garcés de Lara (En esta ocasión, el cronista toma el albedríode firmar con su “cognomen” tercero.)